9 ene. 2006

Jesús ¿Justo?


Había una mujer cananea que tenía una hija endemoniada que no le dejaba tranquila; todos los días el demonio la molestaba. Entonces la mujer vino a Jesús y gritaba, diciendo: "Señor, Hijo de David, ¡ten misericordia de mí! Mi hija está gravemente atormentada por un demonio." - Pero Jesús no le escuchaba ni respondía en palabras.
Sus discípulos ya empezaron a molestarse y dijeron a Jesús: "Dile a esta mujer que se vaya.
Entonces Jesús dijo a la mujer: "Mi Padre me ha enviado solamente a las ovejas perdidas de Israel.Le contestó: "No es bueno dar al perrito la comida de los hijos."
"¡Sí, Señor! pero también los perros comen cuando caen las migajas de la mesa de su patrón." - Entonces Jesús le respondió: "¡Oh mujer, tú tienes mucha fe! Por eso va a suceder lo que deseas." Y en este mismo momento, su hija se sanó. Marcos 7, 24-30
Aquí se puede observar y aplicar el refrán: "No es oro todo lo que reluce". Un cristiano, como siempre, interpretará este capítulo a su antojo o conveniencia religiosa, pero la verdad -palabra que por fortuna es aplicable no sólo a este Jesús- indica otra cosa más grave: racismo e intolerancia. Nótese que la mujer de Caná era una infiel, perteneciente a un pueblo "sacrílego,impuro e idólatra" y Jesús es enviado por su "Padre" a los judios solamente. Entonces el Galileo le dice a la pobre mujer que ella no se merece lo que pide porque no es judía, sino una "perra", por tanto, no estaba dispuesto a quitarle su tiempo a los de su raza y religión para perderlo con una impura. Pero la Cananea se humilla a sí misma, reconoce ser una "perra" y aún así le pide que le sane a su hija (como cualquier buena madre). Entonces Jesús se maravilla de cómo esta señora se rebaja con tal de que su hija se cure. Es aquí cuando el carpintero le ofrece lo que le pide.
¿Es necesario humillarse de su raza o religión para pedir algo tan justo?
Parece ser que para Jesús, si.

2 comentarios:

A las miércoles, 11 enero, 2006 , Anonymous marc ha dicho...

actualmente aun sigue el racismo judio

 
A las sábado, 14 enero, 2006 , Blogger Pedro ha dicho...

Pienso que el judío ultraortodoxo sí es racista porque piensa que es una raza elegida por su dios y no debe mezclarse. Por fortuna eso está cambiando en la juventud y las agrupaciones pacifistas -cada vez más fuertes en Israel-. Pero Marc ¿donde no hay racismo?
Creo que es una enfermedad difícil de curar. Los blancos son racistas con los negros. Los negros, muchos, son racistas con los blancos. Los blancos son racistas con los gitanos. Los gitanos son racistas también contra los "payos"...que lío..

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal