15 ene. 2006

Los Testigos de Jehova I

A los 12 años comenzaron a venir a casa una familia de esta secta para adoctrinarnos en su fe.
Al oir tantas veces como dios castigaba con la muerte y el sufrimiento a aquellos que no le seguían y acusaban a satanás de todos los males de la humanidad, pregunté al anciano que si venía algún capítulo en la Biblia que contara como el diablo mataba a los hombres. No encontró ninguna cita, le miré y contesté que dios mataba y satanás no. Cerró su Traducción al Mundo de las Sagradas Escrituras, despidiéndose de todos y citándonos para la semana siguiente. Por fortuna jamás volvieron.
Un primo hermano sí cayó en la red y llegó a ser anciano. Aunque cuando su hijo, mi sobrino tuvo un accidente y como consecuencia, un derrame cerebral, mientras se debatía entre la vida y la muerte llegó a decirles a los doctores que si necesitaba sangre, se la pusieran. Por desgracia murió de todas formas.
Recuerdo una lista de canciones y grupos musicales las cuales no podíamos escuchar porque eran o tenían "mensajes obscenos o satánicos". También que las mujeres no debían llevar pantalones, y que deberíamos vestir con elegancia. Por supuesto nos hablaron del "diezmo" para el "Salón del Reino" que era nada menos que el 10 % del sueldo. Y todo con sus revistas donde los dibujos y fotografías mostraban un mundo maravilloso; posaba el león junto a las ovejas, ríos y lagos, razas mezcladas..y la resurección de los muertos.
Todo muy bonito. Pero que suciedad hay tras esas imágenes. Nada menos que una secta donde el fanatismo religioso es por doquier. Encima, al negarse a la trasfusión de sangre y por tanto llegar al punto de dejar morir a una persona cometen homicidio. Desde de mi punto de vista, estas sectas debieran ser declaradas ilegales y perseguidas por la ley.

1 comentarios:

A las viernes, 20 enero, 2006 , Blogger Chiringui (Trepanador) ha dicho...

Otro pleno al quince

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal