16 feb. 2006

Publicidad barata


Andan revoltosillos los magufillos. Se han subido por las paredes; sí, esas por las cuales los espíritus que ellos defienden atraviesan de un lado a otro por aquello de la "otra dimensión" y de las "almas en pena".
Pero que más da. La parapsicología española es muchísimo más cutre que el escepticismo ante estos temas. Sus bastiones más famosos, Iker Jiménez, JJ Benítez, Enrique de Vicente, Pedro Amorós y muchos más hablan ya demasiado de por sí sobre su seriedad .
Por fortuna, esta parapsicología española está arrinconada y su hediondez y sus fraudes la han llevado a un lugar donde se merece estar; entre chupacabras, alienígenas y paredes pintadas en Bélmez. Un lugar apropiado para las anticiencias.
Y ahora canten, lloren o batan palmas, pero el circo paranormal es muy divertido desde aquí.
Y critiquen al escepticismo y el agnosticismo, pero cuidado con el chupacabras y los fantasmas de las casas encantadas, a ver si muerden más que aquellos que nos oponemos a aquello que no podéis demostrar su existencia.
Y ahora a rabiar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal