8 jun. 2006

Renacer ateo


Creo en la miseria del ser humano. Creo en la bondad de los hombres, en la luz que ilumina mis pasos y en las tinieblas que provocan mis versos.
No creo en los dogmas de otros. Ni creo en salvadores anhelados; ni en paraisos preciosos que no esten en el horizonte.
Creo en la magnificiencia del cosmos; en el brillo que irradian los luceros y el recogimiento del alba en mi Tierra. Creo en el poder de la tormenta y el cantar de sus truenos; en el color del día y en su ausencia vespertina.
Es un sendero inagotable, de agua y arena. De pisadas firmes, de pasos atrevidos y
de voluntad serena.
Un afán escondido que ahora es libre. No creer por creer; bástele confianza en esa simiente
que acaba de nacer.
Agua y arena serán mis padres. Yo seré una duda de por vida; aquellos que me conocen,
aquellos que me critican.
Denle la paz a ellos, y la guerra de mis labios, vayan adonde la pidan; a los que imponen a la fuerza, enterrarlos con el silencio, con la ignorancia a su medida.
Creo en mi libertad, y creo en la tuya.
No creo en sus dioses mientras coarten mis deseos, mientras impongan límites en mi vida.

1 comentarios:

A las domingo, 18 marzo, 2007 , Anonymous Anónimo ha dicho...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! film editing classes

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal