22 dic. 2006

Cavernícolas


Es inevitable, la sociedad avanza y con ella el espíritu pacifista de una cada vez mayor parte social que reivindica el no sufrimiento innecesario en el mundo animal..
Porque igual que la ancestral "pelea de gallos" fué ilegalizada en nuestro país, buscamos ilegalizar las corridas de toros, el "toro embolao", "el toro de La Vega", la caza por aficción y otras tradiciones de índole criminal.
No, no estamos abriendo una puerta al fanatismo pro-animal, sino más bien intentando cerrar aquellas puertas que permiten un uso lucrativo, económico o tradicional donde la crueldad llega a términos de criminalidad.
Las excusas de aquellos que defienden la tauromaquia son ridículas y sencillamente esperpénticas. Vienen a decir, por poner un ejemplo, que la guerra es necesaria porque es anexo con el hombre. Y no estoy equivocado. Veremos:
Se llega a decir que los que defienden el toreo son los más ecologistas, porque presupone la salvación de la raza del toro de lidia. Falso, en absoluto significaría una desaparición del toro, entre otras cosas y a último término, el mismo Estado u otras competencias evitarían tal cosa. El ecologismo de un criminal es terrible.
También se comenta que otros animales sufren antes de ser sacrificados para su consumo. Cierto, ocurre a menudo y se deberían tomar medidas para que eso no ocurriera o ese dolor fuera mínimo (vemos granjas y factorías con un trato al animal patético). No voy a entrar en defender al vegetarianismo, que tiene por cierto sus razones, al igual que es de respetar al que consume carne. Hablo de sufrimiento INNECESARIO Y LUCRATIVO.
O más esperpéntica es aquella que dice que pronto también se prohibirá la pesca por razones ecologistas. Son excusas ridículas con el objetivo de seguir con tradiciones criminales como es la tauromaquia.
Si ésta es nuestra España, me averguenzo de ser español

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal