24 may. 2007

Ser escéptico...no morir en el intento

Voy por libre. No pertenezco -ni perteneceré - a ninguna organización de ninguna índole, sea ésta política, social..o escéptica.
Siempre he ido por libre, nadie me impone sus criterios y ni encajonará sus racionalidades en las mías. Pueden ser un bloque, yo soy otro.
No voy ni espero a ver que dicen otros para ver que digo yo. Lo que pienso escribo, duela a quien duela, o me duela a mí mismo más tarde.
Ignoro quien pone frenos o da alas al pensamiento, o los que te avisan que vas volando contra un sentir que ha creado un grupo de seres quienes piensan ser voceros de la libertad y el respeto, pero que a la vez, como yo, en muchos momentos no respetan pensamientos diferentes a los míos.
Hay muchas diferencias entre ambos; yo no me escondo en fachadas ni estereotipos frágiles de boquilla. Soy Pedro, y siempre lo he sido.
Soy un escéptico ante muchísimos temas; las religiones y la parapsicología sobre todo. Y no voy a cambiar mis ideas, ni mi método, que es severo y duro verbalmente. Pero no perteneceré a ninguna organización escéptica donde has de encajar en determinados tándenes "socialmente aceptables". Así continuaré siendo repugnante para algunos..pero continúo siendo escéptico aunque a muchos les duela que entre el mar que navegan a favor de la corriente, otros lo hagamos de espalda a la hipocresía. Repugante, sí, pero libre.

19 may. 2007

Jehosua que ¿estás?


Fuí cristiano (no católico) hasta hace pocos años, cuando entendí que el hombre, muchos de ellos, tienen la necesidad de crearse un dios o algún tipo de divinidad por el miedo a la muerte por un lado, y tener la esperanza de solución de problemas confiándolo en un ser "supremo".
A tantas preguntas la Biblia era incapaz de darme respuestas, y si habían algunas, éstas eran desechables porque un ser medianamente inteligente debe discernir entre lo sano y lo esperpéntico y malvado. No, no se puede manipular a la gente con diferentes "interpretaciones" a conveniencia y gusto del consumidor. Matar a alguien con un castigo por un pecado es matar y no tiene otra interpretación. Apedrear a una muchacha si ha sido descubierta en prostitución significa muerte..y vaya si segura..
Si tomamos también como ciertas las palabras de Jesús en los Evangelios, hay una historia que me llama especialmente la atención. Por lo visto, el Rabbi caminaba con sus discípulos (judios) cuando una mujer no judía llamaba al maestro y no la atendía. Uno de los seguidores le dijo a Jesús que la mujer le llamaba y él la escuchó. La buena señora tenía a su hija enferma y pedía por su sanación. Jesús vino a decir: "No es bueno darle el pan de los hijos a los perros", a lo que la Cananea respondió: Sí Señor, pero hasta los perros comen las migajas que caen de la mesa de sus amos."
Ahora meditemos; Jesús llama "perros" a los Cananeos, y sana a la hija de esta señora porque se ha humillado a sí misma y ha reconocido ser una "perra" (sin acritud). Estamos ante un hecho sin escusas de xenofobia judía contra los no- judíos; no cabe más interpretaciones que la que tiene y puede parecernos un Jesús más repulsivo de lo que teníamos en cabeza como persona justa, amorosa y dulce. Ahora bien, ¿que hay de verdad en los escritos bíblicos acerca de posibles acontencimientos históricos y qué de aportaciones muy posteriores y sin nada que ver con vertientes verídicas? Quiero sembrar estas dudas por lo que voy a contar a continuación y que es algo muy personal. Un sentimiento que he sentido y que depende de ciertos momentos y estados.
Aunque no me considero en absoluto creyente, el personaje de Jesús, sea como algo real, que ha existido, sea como ficción o montaje, continúa llegándome al corazón. No tengo la certeza si se trata de un síntoma del recuerdo aquel cuando fuí cristiano y que tanto amor profesaba a esa figura, o comienzo a tener una necesidad en creer en algo como apoyo cuando existe dolor. De todas maneras tengo claro en seguir separando lo infumable de lo tragable, lo humano de lo demoníaco que es la bestialidad cuando se pierde la humanidad. Y también de lo que es cristiano de lo que no lo es, no lo somos, pero que tenemos la sinceridad por bandera y continuar advirtiendo sobre la hipocresía que hay en todo este mundo,

6 may. 2007

Beatificar mártires

Suma y sigue la iglesia en su desesperada intención de intromisión en asuntos políticos y de Estado. No en vano no ha hecho otra cosa en su vida.
Si nos parecía un atrevimiento beatificar al fundador del Opus Dei, Escrivá de Balaguer en el 2001, ahora, la Conferencia Episcopal nos tira un plato hediondo a la cara, con otra beatificación masiva de 498 clérigos muertos desde 1936 a 1939. Sí, lo que duró la guerra (no olvidemos por quien iniciada). Pero ojo, porque según palabras de Juan Antonio Martínez Camino "las beatificaciones de los denominados mártires de la guerra civil no entran en contradicción con el espíritu de la reconciliación, sino que quieren contribuir a fomentarlo desde el punto de vista social. "Nadie debe temer nada de las beatificaciones de personas inocentes".
¿Seguro? Pero vamos a ver, ¿de verdad creen que lo hacen por el "espíritu cristiano" de esos muertos? Veamos, los mártires fueron los que defendieron la libertad y la democracia. Los mártires fueron los muertos por el alzamiento criminal del tirano Franco y de vosotros (sí, la iglesia) que amparó esos crímenes, tapándolos, ayudándolos y silenciando los gritos de dolor y muerte del pueblo que se resistía a adoptar el fascismo que vosotros (sí, la iglesia) abrazásteis con tanto apego y amor. No nos vengan con pamplinas pseudocristianas ¿desde cuando sois cristianos? porque una rata de alcantarilla es más cristiana que la iglesia.
¿Queréis seguir levantando esas ampollas aún sangrantes de la dictadura? No olvido lo que dijo un representante de esa Conferencia Episcopal, cuando alguien les pidió que pidieran perdón por su apoyo a Franco durante 40 años; "no tenemos que pedir perdón por nada". Pues bien, yo ahora os llamo ¡¡hijos de puta¡¡ y esperad a que os pida perdón.
A ponéos de rodillas y rezar a vuestro señor; Franco.