24 may. 2007

Ser escéptico...no morir en el intento

Voy por libre. No pertenezco -ni perteneceré - a ninguna organización de ninguna índole, sea ésta política, social..o escéptica.
Siempre he ido por libre, nadie me impone sus criterios y ni encajonará sus racionalidades en las mías. Pueden ser un bloque, yo soy otro.
No voy ni espero a ver que dicen otros para ver que digo yo. Lo que pienso escribo, duela a quien duela, o me duela a mí mismo más tarde.
Ignoro quien pone frenos o da alas al pensamiento, o los que te avisan que vas volando contra un sentir que ha creado un grupo de seres quienes piensan ser voceros de la libertad y el respeto, pero que a la vez, como yo, en muchos momentos no respetan pensamientos diferentes a los míos.
Hay muchas diferencias entre ambos; yo no me escondo en fachadas ni estereotipos frágiles de boquilla. Soy Pedro, y siempre lo he sido.
Soy un escéptico ante muchísimos temas; las religiones y la parapsicología sobre todo. Y no voy a cambiar mis ideas, ni mi método, que es severo y duro verbalmente. Pero no perteneceré a ninguna organización escéptica donde has de encajar en determinados tándenes "socialmente aceptables". Así continuaré siendo repugnante para algunos..pero continúo siendo escéptico aunque a muchos les duela que entre el mar que navegan a favor de la corriente, otros lo hagamos de espalda a la hipocresía. Repugante, sí, pero libre.

2 comentarios:

A las jueves, 07 junio, 2007 , Blogger El Primo Ralsa ha dicho...

¡Ojo! Pertenecer a una asociación u organización no implica necesariamente que ésta te imponga sus criterios ni que tengas coartada tu libertad de pensamiento ni de acción. Habría que ver primero cómo funciona esa asociación, cuáles son sus condiciones y estatutos, etc. Dentro de una asociación escéptica puedes discrepar, como he visto que se hace, puedes expresarte en libertad y puedes tener intacto tu pensamiento y tu iniciativa. La idea de pertenecer a una asociación escéptica, como mencionas, puede derivar simplemente del deseo de colaborar activamente en la difusión del pensamiento crítico,sin que ello derive en ataduras intelectivas ni en opiniones cautivas. Yo me asocié a Arp por esa razón, para poder recibir la revista El Escéptico y para poder colaborar en una medida u otra, como ya lo he hecho, en su elaboración y continuación. Ello no me supone ni me ha supuesto la aceptación de nada, ni ideas ni tándenes socialmente aceptables y en absoluto me ha coartado un ápice en mi modo de pensar o en mi modo de actuar, por ejemplo a la hora de escribir en mi bitácora, donde puedes leer en algunas páginas debates en bien distintos puntos de vista a veces opuestos con otros miembros notorios de la asociación.
La individualidad es, en efecto, muy importante en el mundo del pensamiento, pero asociarse siempre ha sido también muy importante en el mundo de las iniciativas. Ambas cosas no son excluyentes.

 
A las jueves, 07 junio, 2007 , Blogger Pedro ha dicho...

Amigo Ralsa, no es precisamente por ahí por donde iban mis dardos. Siempre me ocurre que queriendo escribir sobre algo, mareo tanto la perdiz que el que sale borracho soy yo mismo.
Soy escéptico ante muchísimos temas, y me molestan mucho la magufonería y ciertas religiones. Pero el hecho de ser escéptico no me lleva a pensar linealmente como los demás, y si me salgo del tiesto en otros temas, como es conocida mi radicalidad varia, otros muchos de este bando te atacarán hasta poner en duda tu escepticismo, y otros muchos se creen abanderar el escepticismo como otra religión, cuando no es así.
Se de muchas cosas por donde atacar cuando me atacan y de desvelar otras, pero aparte de ser un irascible repugnante, soy de lo más sincero y honesto.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal